El método holofráctico como nueva emergencia

       “ [...] Las inconsistencias de nuestra época fragmentada se resuelven con métodos sistémicos que encajen los principios teoréticos opuestos y los mantengan ligados en un nivel superior. En el segundo capítulo se propone un método para ordenar el conocimiento desde una perspectiva muy novedosa, que aspira a complementar las limitaciones del método científico, denominado “método holofráctico”. Una de las aplicaciones más útiles del método holofráctico radica en la organización epistemológica del conocimiento desde el estudio de sus partes para dar cuenta del estudio desde el todo, ya que cada parte es un elemento parcial que puede extrapolarse de forma indefinida hasta abarcar la totalidad del saber humano. El concepto básico supone combinar distintos métodos generales de filosofar en diversas proporciones, como el método dialéctico, el inductivo, el deductivo, el abductivo, etc., en la reinterpretación de diversos resultados experimentales y superarlos, yendo más allá al reunir las fuentes de los presupuestos fractales y holográficos del universo en base a un nuevo modelo que rompe con los anteriores sistemas filosóficos, denominado el modelo fractal-holográfico. El modelo fractal-holográfico postula que la geometría fractal es la concreción física configurada en función de una ley binaria, la fractalidad dual, la cual determina que la naturaleza se manifieste como un fenómeno físico derivado de un campo subyacente de naturaleza holográfica, que relaciona sus componentes estructurales y organiza sus funciones de manera unificada. La fractalidad dual y sus concatenaciones holográficas se produce de modo similar en el conocimiento, pues parece concordar con la estructura de los objetos y sus relaciones reales. Esta coincidencia puede dar como fruto una verdadera revolución cultural, calificada como un giro copernicano, que aspira a una renovación filosófica relacionada con una análoga renovación científica, ya que un pensamiento está más cercano a la verdad cuando existe una adecuación articulada bajo una dialéctica que fundamenta la relación con el mundo.

       El método holofráctico en el que se basa el modelo fractal-holográfico se apoya en la expresión iterada de los conceptos holísticos y reduccionistas de la ciencia, a través de una discurso simple que se retroalimenta en todas las escalas de observación hasta integrar muchas teorías, dando como resultado una estructura final cercana a la concepción moriana del “pensamiento complejo”, un nuevo y superior nivel de pensamiento que permite concebir los fenómenos de manera distinta a como se había hecho hasta entonces. Este pensamiento correctivo, caracterizado por implicar la merma del pensamiento estático y fragmentario generado por los principios de identidad, de contradicción (o no contradicción) y el principio del tercero excluido de la lógica clásica (aquella que sostiene la falsedad de un enunciado a costa de la verdad de otro) -como han cuestionado muchos filósofos y la propia física cuántica al argumentar una coincidencia de los opuestos-, representa el estadio de las operaciones complejas, que vendría a corresponderse con la etapa superior del pensamiento propuesta por el enfoque transdisciplinario. Al tratarse de un pensar por el cual se intuye y razona, el pensamiento complejo permite aunar los aspectos holísticos de la naturaleza con los reduccionistas, que en el pensamiento tradicional se ofrecen bajo las formas del irracionalismo y el racionalismo. Desde él, lo holístico, representado por el hemisferio derecho, es armónicamente compatible con lo reduccionista, representado por el hemisferio izquierdo.

       Las cualidades del método holofráctico siguen unas reglas básicas para articular conceptos semejantes en función de un sistema en torno a dos nociones categóricas alternativas de carácter trascendental: la unidad y la variedad. El concepto de variedad parece negar el de unidad, y el de unidad parece sintetizar ambas. Con estas categorías trascendentales se puede explicar el mayor número posible de hechos. Sus características están basadas en los siguientes preceptos: la articulación recursiva de ideas simples que siguen una regla elemental, la ley binaria, hasta establecer un sistema de subordinación fundado sobre la complejidad de las mismas, de manera que el conjunto genera una estructura que define una forma de organización claramente fractal; la aproximación a la simetría, puesto que la orientación inversa de las ideas se toma como estructura base para proporcionar equilibrio al conjunto. Este hecho alternante produce en efecto rítmico y circular que está presente, no solo en muchas composiciones creadas por el hombre, sino también en el mismo mundo natural; la constancia de conceptos de sistemas que se expanden dinámicamente al poder extrapolarse, por analogía, hacia muchos niveles de concreción, desde lo específico a lo general, ya que, en definitiva, todos ellos poseen patrones autosimilares a lo largo de su extensión, dando lugar a la sensación sugerente de profundidad en el pensamiento y en la realidad; y una interconexión sistémica de los conceptos con un sentido de unidad de naturaleza holográfica. Si no existen esas relaciones holográficas en todos los niveles, la recursividad se hace insignificante y pierde interés por falta de significación. Es por tanto necesario interconectar ecuánimemente ambas perspectivas, de modo que se demuestre eficaz a la hora de estimular los criterios no lineales y lineales del cerebro. Ello puede realizarse buscando la semejanza o el contraste, el paralelismo o la secuencialidad, en la relación de ideas. Principalmente es importante en este sentido el concepto de sistema abierto, que reorganiza con coherencia las contradicciones para formar un todo orgánico e indisoluble con sentido. Además, estas características están sujetas a una red compleja de ideas lo suficientemente significativa como para hacer que persista en la memoria con gran facilidad. Ello es así debido a que las relaciones de los contenidos se basan en un lenguaje circular implementado sobre la dualidad unificada, lo que nos lleva a crear nuevas conexiones entre los circuitos neuronales, que se traduce en una mayor capacidad para recordar lo aprendido, promoviendo la creatividad del hemisferio derecho como expresión de su estructura holográfica.

       Como recurso de ordenamiento, el método holofráctico es un método de pensamiento e investigación transdisciplinaria, por medio del cual se combinan dos alternativas opuestas y complementarias en el manejo de la información. Ahora bien, este método, al ser extrapolable a toda la realidad, inclusive la mente, parece ser determinista, ya que supone la solvencia de una contradicción absoluta cerrada a nuevas oposiciones que sinteticen algo nuevo, con lo cual el progreso del conocimiento no entraría en un nuevo ciclo dialéctico de transformación. Sin embargo, aunque en su estructura formal domine una sujeción a una serie de normas predeterminadas por un sistema fijo de categorías universales, la solución final del conflicto debe ser enriquecida por las posibles síntesis futuras que estén subordinadas a él. Esto significa que las sucesivas superaciones dará pie a un juego dialógico de microsíntesis y macrosíntesis con valores muy diferentes que mejorará, o refinará, las limitaciones conceptuales del método en respuesta a las dificultades encontradas. Y aquí entrará a formar parte el impulso creador del artífice como presupuesto de la libre espontaneidad y la novedad. De ahí que el método holofráctico sea un sistema abierto, es decir, un campo de posibilidades susceptible de un progreso multidimensional y creador, en tanto que las leyes sistémicas sobre las que se basa son tan amplias, poseen un valor en cierto modo “tan universal”, que tienen el poder de ir alojando nuevas dilucidaciones para generar desarrollos explicativos cada vez más complejos que modifiquen su estructura”.

Fragmento extractado de Los sistemas complejos y su evolución. Si le interesa adquirir el libro tiene que pinchar aquí. Los contenidos de este blog están inscritos en el Registro General de la Propiedad Intelectual (Núm. solicitud: MU/563/2015). No se permite la reproducción de los mismos sin el permiso previo del autor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>