La Estética Sistémica

       “Actualmente, la estética de nuestra modernidad se mueve dentro de un marco que no es unitario, sino fragmentario. La fragmentación del pensamiento estético es una ruptura de simetría que produce diversidad. Esta fragmentación, producto de la sociedad y de uno mismo, puede superarse derivando los enunciados sobre estética general hacia una simetría recursiva que los unifique. Para llevar a cabo la superación es necesario reformular una nueva filosofía de la belleza y del arte cimentada en la teoría de los sistemas complejos, dentro de un discurso transdisciplinar que parte de una concepción dialógica desde la cual las polaridades se complementan y se oponen a la vez.

       La teoría holográfica y la geometría fractal de la naturaleza contienen los principios fundamentales para formalizar una concepción estética más unificada, donde espiritualidad y ciencia se armonizan en un todo con el arte a través de la proporción áurea y los fractales. Una nueva concepción estética de la complejidad que culmina en el llamado “Sistemismo Estético”, “Estética Sistémica” o “Estética Holofractal”. La Estética Holofractal rompe con las contradicciones a nivel de la unidad y la dualidad, pues reproduce la integración de la antigua espiritualidad, que asume la combinación de los dos aspectos; pero asimismo la disgregación, la dimensión de la escisión y la fragmentación connotada por la modernidad. Por eso no rechaza el análisis ni la razón categorizante del mundo dual, sino que lo integra con la síntesis y la intuición, dentro de un marco más amplio, transdisciplinar.

       La posmordernidad se inserta dentro de una cultura compleja en donde la unidad de un paradigma rivaliza con la fragmentación de otro. El ideal estético de la posmodernidad debe ser capaz de cohesionar en una totalidad armónica la unidad con la fragmentación, la coherencia entre lo implicado y lo explicado, ya que en el arte y en la belleza conviven las contradicciones de la estética, el carácter objetivo y subjetivo del gusto artístico. Aunque la estética clásica defiende la objetividad de la belleza, y la estética moderna la subjetividad, la Estética Holofractal oscila entre ambas de manera proporcionada, sin caer en los extremos antagónicos. En este sentido, la Estética Holofractal aspira a una unificación compleja. Y esa unificación se funda sobre la analogía, por la cual ambos aspectos se consignan a una vertiente de cohesión como signo de lo posmoderno”.

Fragmento extractado de los Principios de Estética Holofractal. Los contenidos de este blog están inscritos en el Registro General de la Propiedad Intelectual. No se permite la reproducción de los mismos sin el permiso previo del autor.

La Estética Sistémica
1 voto, 5 sobre 5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *